· ÀLEX JOSÉ RECODER GANA EL II CONCURSO LITERARIO 'PAPERBLANKS'

Àlex José Recoder, de Barcelona, ha ganado el II Concurso Literario Paperblanks de Relato Corto con ‘El atropello’.
Han quedado finalistas:
Te acordarás de mi. Jean-Christophe Martin. Vallirana
Reencuentro fugaz. Joaquín Valls Arnau. Barcelona
La llave dorada. Ismael Hevia . Valladolid
El retraso del tren. Enrique Espejo Torija. Collado Villalba
El misterio del hueso de aceituna. Ana López Aguilar. Cartagena
El cilindro. Josué Ramos Casl. A Coruña
Ausencia de Azar. Julio Fernández Peláez. Vigo
28Ni. Alejandro Tovar. Barcelona
Una falsa casualidad. Pedro Pablo Picazo. Sevilla
Clip. Esteban Navarro Soriano. Huesca

EL ATROPELLO
El político sale a la calle repasando su agenda electrónica. Tiene reunión a las cuatro, entrevista a la seis y otra reunión a las ocho con el sindicato de trabajadores. Cuando cruza la calle no mira si viene algún coche, y por desgracia viene uno. El impacto desplaza el cuerpo varios metros por la calzada. La gente no tarda en rodearlo. Mientras no llega la ambulancia un hombre le asiste sobre el suelo. Según informan esa noche los noticieros, la intervención de ese hombre ha sido fundamental para que el político siga, de momento, con vida.
El partido al que pertenece el político intenta encontrar al héroe, pero el héroe no se deja ver. Al cabo de unos días, el partido recibe una llamada telefónica. Una voz de mujer explica que el político ha sido salvado por un miembro de una organización terrorista que planeaba secuestrarle ese mismo día. Si le salvó la vida es porque muerto no les sirve para nada. La mujer avisa de que en cuanto se recupere irán a por él, y cuelga.
Los políticos no saben qué hacer. Si llaman a los periodistas, la opinión pública se mostrará confundida: un terrorista salva de la muerte a un político. ¿Qué mensaje se puede extraer de una situación así?
Los terroristas tampoco están muy contentos. Si alguien ha reconocido al salvador involuntario -su imagen cuelga en todas las comisarías de la ciudad -, estarán dando una imagen de debilidad, aunque se desconozca el motivo real de esa acción. Deciden no hacer ningún movimiento hasta que los políticos se definan.
Al cabo de unos días el político muere sin poder superar las heridas del atropello. Los terroristas maldicen su mala suerte, ya que el plan de secuestro les ha tenido ocupados durante meses. Los políticos respiran aliviados: la noticia del salvador deja de importar, ya que en realidad no se ha salvado a nadie. Un asesor propone que sea Walter, el hijo de un amigo suyo al que “le encanta hacer estas cosas”, quien sea presentado a los medios de comunicación como la persona que, aunque fuera sin éxito, intentó salvar al político fallecido. A los demás les parece bien. Los terroristas no hablarán y el chico, Walter, podrá tener sus minutos de gloria. Porque a Walter le gustaría ser actor, aunque todavía no lo tiene decidido.
Los relatos finalistas pueden leerse en: www.que-leer.com/concursos/paperblanks#.Tsuo9PMju8Z

(22/11/11)




© 2001 Copyright Edinexus Multimedia
info@premiosliterarios.com